UNIDAD DE EDUCACIÓN

El área de Educación realiza principalmente levantamientos de información en terreno a través de procedimientos estandarizados que permiten la comparación de resultados. Principalmente, aplicamos pruebas que miden conocimientos y/o habilidades, también cuestionarios en hogares, establecimientos educacionales a diversos perfiles (estudiantes, directores y docentes).

 

Los productos de esta Unidad son relevantes para la toma de decisiones tanto en el ámbito público como privado.  La aplicación de pruebas internacionales permite a Chile ser comparado con otros países, que es lo que ha ocurrido, por ejemplo, con PIRLS, una prueba internacional para medir el progreso en comprensión lectora en estudiantes de cuarto básico en diferentes países del mundo. En este caso, aplicamos tanto la versión experimental en tres regiones del país como la versión definitiva a nivel nacional, además de digitar, codificar y corregir las preguntas abiertas de la prueba. También con PISA, una prueba que se realiza cada tres años con el fin de evaluar conocimientos, habilidades y actitudes de los jóvenes que están cerca de terminar su educación escolar y así comprender mejor cómo evolucionan los sistemas educacionales en los países de la OCDE. Pisa mide competencias en lectura, matemáticas, ciencias naturales, resolución de problemas colaborativos y alfabetización financiera, junto con recoger información individual, familiar y del contexto educativo de los escolares a través de cuestionarios on-line a los profesores y directores, y encuestas impresas a los padres.

 

En la misma línea destaca TIMSS (Estudio Internacional de Tendencias en Matemática y Ciencias) que hemos aplicado a estudiantes de cuarto y octavo básico, mediante una prueba a través de un computador y de cuestionarios de contexto al aprendizaje a estudiantes, profesores, directores y padres/apoderados (de los estudiantes de 4° básico), para recoger información sobre el proceso de aprendizaje.

 

El área de Educación también ha realizado proyectos dirigidos a evaluaciones de adultos, como el programa de acreditación para la Asignación de Excelencia Pedagógica (AEP) que apuntaba a fortalecer la calidad de la educación mediante el reconocimiento al mérito profesional de los docentes. El CMD estuvo a cargo de la aplicación de las pruebas de conocimientos disciplinarios y pedagógicos durante toda la vigencia del programa (2002-2012).

 

Por otra parte, el CMD ha incursionado en la problemática y necesidades de los textos escolares, que incluye desde entrevistas a expertos y actores relevantes del rubro hasta diseñar recomendaciones para mejorar los procesos, pasando por aplicaciones de encuestas, implementación de procesos de evaluación, etc.